Translate

jueves, 11 de septiembre de 2008

SER MOTOTAXISTA HOY




















Todos tenemos la necesidad de trabajar para ganar el sustento diario para nuestra familia. Lamentablemente la mala distribución del dinero entre la sociedad no nos permite estar en el mismo estrato o en el estrato deseado. Algunos son más privilegiados que otros, mientras unos cuentan con grandes empresas que les producen grandes fuentes de dinero otros no contamos con ese privilegio y nos toca subsistir con lo poco que logramos conseguir con las uñas.
Gente que trabaja con las uñas es lo que más abunda en nuestro entorno y es el caso de nuestros campesinos que poco a poco han sido desplazados, algunos por la violencia, pero la mayoría ha sido desplazada por la tecnología. Ya no se usa la rula porque la guadañadora no deja espacio, la batea se cambió por la lavadora y la moto es sinónimo de avance. Todo es moto: motobomba, motosierra o motocicleta.
Estamos en la era de la moto. Por eso ese campesino que no encuentra qué hacer lo más oportuno de la temporada es conseguirse una motocicleta y volverse otro mototaxista. Algunos se las ingenian y las utilizan como mulitas para conseguir el sustento diario.
Este oficio es muy nuevo en nuestra vereda. Hace escasos 12 años en este pueblito quien tenía moto era el de clase alta. Las primeras motos de mi pueblo las tenía don Nariño y luego Briceño Madrid hacía alarde de su buena moto.
Actualmente en El Tablón se consiguen acerca de 30 motocicletas de las cuales un 90% se dedican al mototaxismo. Tal es el caso Elder Montalvo un representante del hombre noble y trabajador de este medio, hace año y medio se dedica a este oficio y según él afirma le sirve para amortiguar la carestía de la vida. Dice que este oficio le ayuda a liberar el pago de su moto y de paso les da para medio comer, porque la competencia cada día va creciendo.
El señor Ramiro Villalba, fue el primer mototaxi del pueblo, desde hace uno 10 años se dedica a este oficio. El explica que un jornal vale $7000 pero en las fincas vecinas no se consigue nada que hacer, y que en la experiencia de mototaxi el día le sale por los mismos siete mil pesos aunque a veces un poco mas, pero que hay días que les va tan mal que no sacan ni para la gasolina de la moto. La preocupación que alarma a estos padres de familia de mi Centro Educativo es el constante incremento de la gasolina, la competencia de otros moto taxistas y la escasez de clientes que las quieran utilizar porque cada día las personas van pensando en comprar su propia moto. Surge en los siguientes interrogantes.



¿Qué será de nuestros mototaxis de aquí a 5 años?



¿Cómo harán para subsistir ellos y sus familias?



Investigadora: Nieves Montalvo. Madre de familia.



Redactor: Licenciado. Rubiel Hoyos